Todo en el universo es vibración, todo está en constante movimiento, las piedras, plantas, animales, el aire, todo está vibrando… Pero, ¿cuánto sabemos de esto? es más, ¿qué tan consciente estamos de esto? ¿Te has expuesto a la vibración de algún instrumento musical de manera consciente?

Eso es lo que quisimos hacer en este trabajo, explorar las vibraciones, mostrar de una manera tangible que la vibración va  más allá del rango audible,  que es más que un sonido, un platillo que se golpea o una cuerda que rasga o percute, quisimos ir más lejos aún, poner a prueba el Gong, instrumento milenario que contiene y libera el sonido de la creación, la vibración universal.

Esta es la razón por la cual se ha desarrollado esta prueba de campo que toma un indicador muy sencillo, la figura humana, nuestra figura, para  contrastar el antes y el después, luego de una serie de sesiones de gong a niños sordos.

Los resultados son impresionantes, no hay que ser experto en análisis de la figura humana, o un Psicoanalista experimentado, basta con mirar y ver los efectos del gong en niños sordos, expuestos sin dispositivos auxiliares a la vibración del instrumento.

Te invitamos a leer este documento y ser parte de esta danza universal de vibraciones.